was successfully added to your cart.
Ascensiones, Alta montañaBlog de actividadesEsquí de montaña

Pico de Aspe con esquís de montaña

By 21 diciembre, 2017 Sin comentarios

Pico de Aspe o de la Garganta de Aísa (2.640) con esquís de montaña

El pico de Aspe es una conocida montaña del Pirineo Oscense cumbre del Parque Natural de los Valles Occidentales. Su cara norte, impresionante y fácilmente reconocible, cautiva a aquel que la contempla desde el Puerto de Somport, Candanchú o Astún. Su vertiente sur es la que ascenderemos esta vez, buscando que el sol trabaje sobre la nieve para que el descenso sea más seguro. Presenta una ruta de ascenso muy bonita, donde siempre contemplamos las tres cumbres más reconocibles: Llena del Bozo, Llena de la Garganta y nuestro objetivo, La Garganta de Aísa (Aspe). Esta vez nos toca portear un rato (algo más de media hora), partiendo del fondo del valle de Aísa. Este itinerario está adornado por las fabulosas torres y paredes rocosas de las mencionadas montañas vecinas, en contraste con las formas más suaves de otras cimas del lugar, y que dan al paisaje una gran fuerza visual. La cumbre, aérea, panorámica y con un grado de alpina (casi siempre es necesario el uso de crampones y piolet para alcanzarla), es un mirador de primer orden de los valles y montañas de este sector del Pirineo.

Partimos del final de la carretera del Valle de Aísa, y nada más empezar nos encontramos con una dificultad: cruzar la valla metálica que cierra el acceso a vehículos no autorizados. Una vez superada la valla, seguimos la pista, que gira a la izquierda y nos deja en un amplio rellano.

Desapercibido y un poco oculto queda a nuestra izquierda el refugio de las Saleras. Cruzamos el río por donde podemos. Aún portearemos un rato más, hasta algo más arriba del cartel indicador del desvío a los Lecherines, señala a la derecha “Collado de la Magdalena” y a la izquierda “Collado del Bozo”. La senda sube por la loma.

Calzamos los esquís aprovechando un rellano a partir del cual tendremos nieve continua. Nos dirigimos al pie del famoso embudo de subida al Aspe. En el día de hoy no hay apenas riesgo, pero esta zona es peligrosa en caso de riesgo moderado de avalanchas, porque toda la nieve que pueda caer de arriba se dirige sin remedio hacia este embudo. Hoy el peligro es otro, y es la nieve dura, así que la mayoría calza cuchillas y continuamos el ascenso por el embudo, que este año, al poca nieve aún, sólo nos permite cruzar por un punto.

Una vez superado el embudo, la ruta es sencilla de encontrar. Hacia arriba, ya que la pendiente, moderada, continúa sin descanso. Según la calidad de la nieve, o dureza, o riesgo, podemos elegir un lado u otro de la gran ladera que tenemos sobre nosotros. Hoy nos decantamos por la parte izquierda, a la que ya ha transformado este débil sol de diciembre. Buscamos las paredes de la izquierda para buscar el paso siguiente. A partir de aquí ya divisamos nuestro objetivo, el Pico de Aspe. Primero alcanzamos la Brecha de Aspe, entre éste pico y la Llena de la Garganta. De aquí otra nueva pala, para llegar a la antecima, y de aquí a otro pequeño collado donde calzaremos crampones. Si las condiciones o la hora no son adecuadas, mucha gente se queda en la antecima.

Bajamos unos pocos metros al Cuello de Aspe (donde llegaríamos desde Candanchú por la cara norte) y ascendemos a la cumbre por una fuerte pendiente de hielo y roca. Las vistas son fantásticas, aunque el viento no nos deja quedarnos mucho rato, a la izquierda los fabulosos paredones del Pico de la Llena de la Garganta, Bisaurín, Petrechema, Mesa de los Tres Reyes y Anie. Frente a nosotros el siempre imponente Midi d’Ossau y las pistas de Candanchú y Astún. A su derecha al fondo vemos el Balaitus y Frondellas, y a la derecha, a unos metros, la Cresta de los Murciélagos y el Pico de Lecherín y los curiosos Mallos de Lecherín, con el Collarada detrás.

Descenso

Descendemos de nuevo al Cuello de Aspe y a la antecima, donde dejamos los esquís. Este sol continuo de diciembre ha dejado la nieve perfecta. Ni muy dura ni muy primavera, así que disfrutamos de un descenso extraordinario. La bajada esquiando resulta genial, una de las mejores. Aunque no sabíamos que dos días después haríamos otra que la iguala, la Llena del Bozo.

¿Quieres más información para una ruta con esquí de montaña o raquetas de nieve?

Casteret

Author Casteret

More posts by Casteret

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
×
¡Contacta por whatsapp!